¿Se te escapa la curiosidad? ¡Agárrala!

El mundo está llenos de misterios

No es un mundo. Son muchos mundos. La realidad está hecha de universos desconocidos y por descubrir. Tan solo miro mi cuerpo y qué sorpresa. ¡Cuántas preguntas sin respuesta! Afuera y adentro mi cuerpo es distinto. Afuera y adentro hay mundos por conocer. Y lo mismo sucede frente a la naturaleza, los alimentos, el lugar que habito y las personas que me rodean. ¿Cómo puedo llegar a descubrirlos?  

Usando mi curiosidad. Manteniendo ese impulso esencial de querer saber siempre más. Y para ello son fundamentales las preguntas. Con preguntas mi curiosidad se alborota. Por eso, una aliada inseparable y perfecta es una libreta de preguntas (¡a lo Leonardo Da Vinci!), en la que capturo los interrogantes que me surgen en cualquier  momento y lugar.

Tú también puedes usar el mismo truco: hazte a un cuaderno o una libreta. Y apunta, procura alimentarla con preguntas. Toma nota de tus interrogantes, por simples que parezcan. Así también aparece el deseo de salir a buscar respuestas.