Al principio y al final la misma palabra



Cuando repetimos palabras para despertar sentidos

 

 

“Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en sus baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas”.

 


Fragmento de: Romance Sonámbulo. Federico García Lorca

 

 

En el verso “Verde que te quiero verde”, del anterior poema, se presenta una E-PA-NA-DI-PLO-SIS. ¿Escuchaste bien? Epanadiplosis. Es una figura retórica o juego que podemos crear con nuestro lenguaje verbal. Consiste en repetir las mismas palabras al principio y al final de una expresión, de un verso o de una oración. Otro ejemplo de esta figura se da en estos versos del poeta Gerardo Diego:

 

Trabajo peliagudo, este trabajo
has perdido. ¡Si no te queda un as!
Cabizbajo el terceto, cabizbajo.

 

Ahora que ya sabes que existen las epanadiplosis, presta atención a la música y los textos que lees. Quizá te sorprendas con muchas de ellas.