La vida es mejor con buen trato

 

Tal como quieres que te traten a ti”, dice el refrán popular. Y muchos aventuramos a decir “A mí que me traten muy bien”. Ante tal expectativa y consideración hacia la propia persona, es importante asumir que quienes queremos eso también debemos vivir el buen trato y propiciar que la vida con otras y otros se fundamente en el reconocimiento mutuo del valor indiscutible que poseen.

La vida nos da a todos momentos, espacios y experiencias para tratar con otros/ otras.  El buen trato pasa por atender las propias necesidades, se expresa en el encuentro cotidiano  de miradas y de palabras, abre  la posibilidad de conversar sin miedo, genera la capacidad de transformar un conflicto antes de que se vuelva dañino, encuentra la forma de perjudicarnos menos. El buen trato es amigo de la escucha, de la confianza, de la humildad y del sentimiento de igualdad. Respondemos con alegría y apertura al buen trato, porque este nos genera aceptación, seguridad y recibimiento.

Y, ustedes, ¿cómo viven el buen trato en su cotidianidad?

Desde Caja Abierta les invitamos a interiorizar continuamente pensamientos sobre el valor y el poder del buen trato.